Blogia
la cresta de Limo

- xvii -

Escribo algo sobre el loto negro, escribo algo sobre las fuentes, escribo sobre Fuenlabrada en algún domingo, como una posibilidad casi descartada desde que se pronuncia, y sobre gatos comensales que se pasean por entre las mesas de una terraza  como si fueran palomas... pero luego no me gusta lo que escribo y prefiero dejar aquí sólo esto:

.

..

- Dime ahora lo que quieres que te haga. Pero dímelo despacio, mirándome a los ojos con las palabras más crudas, más ferozmente obscenas que puedan hacernos sentir mayor vergüenza.
.
Entonces Gala contestó: 'Reviéntame'. Quedé tan atónito al ver que se me ofrecía mi propio secreto como regalo en lugar de la ardiente proposición erótica que había esperado, que tardé en contestarle. '¿Lo harás?' - oí que repetía. Contesté: 'Sí'.  Y volví a besarla. Duramente en la boca.  Mientras repetía en el fondo de mí mismo: 'No. No la mataré'. Y mi segundo beso a Gala, que era un beso de Judas por la hipocresía de mi ternura... simultaneamente consumó el acto de salvar su vida.  Y resucitó mi alma.
.
Dali dijo que esta fue la única mujer con la que hizo el amor. Dali y el instinto de huir. Y yo y mi instinto. Muerte de Lorca.
.
..
Reconozco que estoy bastante apática para lo de escribir. Ya era hora. Amén.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

limo -

Sí niña. Envíame una carta y te lo reenvío si quieres :)

bahía -

quizá sea bueno no recordar, durante un tiempo. Y sentir profundamente. La carne también recuerda, también anhela. Yo lo sé.

pd. No recibí tu voz en mi correo, ¿lo mandaste?

Azul -

"- Dime ahora lo que quieres que te haga. Pero dímelo despacio, mirándome a los ojos con las palabras más crudas, más ferozmente obscenas que puedan hacernos sentir mayor vergüenza."


Hay momentos que escribir rebasa lo que se siente, dentro y fuera del alma, del cuerpo y de todo esto.



p.d. te deje correo en esta dirección...me daba error en el de siempre y lo envíe a ambos por si acaso. ;)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

maria_dolores -

Hay cosas que cuando uno las dice, el otro seguro que tiene ganas de decir... anda yaaaaaa... en este momento es uno de esos, hoy tuve toda la mañana pegada esa cancion de Mecano que le cantaban a Dali y Gala... Si te reencarnas en cosa hazlo en lapiz o en pincel y Gala de piel hermosa que lo haga en lienzo o papel...
Debe ser que hoy fui a trabajar y no tenia ganas de andar con el pelo suelto, me hice un moño y lo atravece con un pincel , hermosa coincidencia la de hoy. Un abrazo y busco la cancion de Filio

devorador de montes -

Dalí siempre jugó a confundir, al juego del despiste, al de las apariencias, yo creo que fué el mayor de los farsantes del siglo XX...un Genio.

LOLA -

pues para no tener ganas dee scribir ¿ eh? ...jajaja ...

relajarse a base de orgasmos ...buena terapia ...

besos Limo

limo -

Él le escribe a la zurda. La zurda alucina en colores. Él está rodeado por el efecto halo. La zurda ... Él le escribe por mí, porque yo se lo he pedido. Pero yo antes de eso he estado hablando de la zurda con César, y tal vez porque no creí que fuera a contestarle. Y no es que me sienta traidora pero me asombra en cierto sentido que comparta ese tipo de intimidades y dudas con un extraño. Aunque César he de reconocer que está dejando de serlo a un ritmo pausado pero progresivo y lo que es palpable es lo mucho que yo necesito a hablar con alguien acerca de eso que comienza a preocuparme tanto. César me ayuda con mis dolores de espalda y se ofrece a llevarme a Madrid un domingo de estos (él suele bajarse hasta Fuenlabrada) para tomarme un café con quien quiera. Eso es después de que yo le hablo de mis peceras y mis rocas y sobre todo de mi fuente de piedra. Entonces me pregunta de cuanto espacio dispongo en mi estudio porque quiere regalarme una fuente que dice que tiene hasta una aldea dentro. Pero cuando le cuento lo que ocurrió el último día que nos vimos. La tarde que terminó con esa esencia que no comparte con nadie, su rarísimo loto negro, impregnando con su aroma mi cuerpo... para él la explicación resulta sencilla. A la zurda no le gustó el perfume de esa esencia pero ninguna de las dos sabíamos que la propiedad más significativa que posee es la auténtica imposibilidad de callarse la verdad. ¿Tú le tienes miedo a la verdad? -me pregunta César. No, yo no. ¡Ah, es que entonces no te recomendaría que lo utilizaras con ese hombre! Y es que le he pedido unas gotas para cuando le vea a él. Para darle ese ''masaje'' que le quiero dar. Sólo que lo entrecomillo porque mis masajes con él no lo son. Son sólo la forma en que le desea como una naufraga sobre una balsa en el mar del deseo mi cuerpo.
.
Y unas notas que ocupan algunas notas de espacio garabateado en las cuartillas blancas de mi libreta...
.
..
Martes, 05 de septiembre... Un hombre en un coche. Uno de aquellos españolitos que alumbraban 'mismediasonrisasdeniñaprecozylúcida' en las películas que no eran del Oeste pero que salía aquel Alfredo Landa, o bien si quieres aquel otro que hizo de pobre y poeta en 'La Cólmena' de Cela pero no en esa, el Sacristan más de la transición que de la posguerra. Como yo espero a Charo más debajo de las ramas del ciruelo que de las del roble y escribo estas líneas que ahora transcribo. Un hombre reclinado por completo en el asiento delantero de su coche, igual que se deja cuando uno va a dormir o a echarse un polvo que es como comerse una hamburguesa. Leyendo un libro, me digo. En esa calle fresca porque siempre está protegida por las casas de la rotonda de ese sol de espanto que no nos deja secos ni un segundo en estos días fatales de septiembre. Pero no. Cuando me acerco más lo que observo en la mano es un crucigrama y en la otra y sobre la frente un boli bic. Y una piensa entonces, porque piensa, que mucho no debe de escribir de corrido porque entonces mal lo llevaría con la punta de metal de ese azul. Hastío por el calor. Y unas palabras más: esclerodermia y morfea. Las pronuncia Charo después de sacar de la baraja oculta en una bolsa de color burdeos el naipe con la muerte. Pero de Charo no dejo más aquí. Aunque sólo lo hago con su olor. Desagradable mientras me habla de ese tratamiento de fertilidad al que se está sometiendo, porque a pesar de que él es más joven que ella sólo hacen el amor cuando les apetece y eso es cada dos o tres meses, y con su edad... Charo ha cumplido los cuarenta y cinco pero exteriormente se conserva mucho mejor que yo. Y yo me cuido mucho de llamarlo por su nombre. Y a ver no es que el sexo sea tan importante pero ... Y luego antes de regresar a Nelly Sach a la biblioteca tomo nota de que nació el mismo día en que lo hizo Olivares. Y luego sí, eso de que el loto negro es una droga. Y aquellos gatos en la terraza de aquel bar, tan socializados y tan comensales entre las mesas, como si fueran palomas. Y ese día termina con mi culo inquieto sentado sobre este asiento a una hora relativamente temprana. He visto a Olivares con Avellaneda, escudándose en Avellaneda para poder quedarse cerca y me ha disgustado el hecho porque es que el tío debe creerse que como él no crece los demás tampoco lo hacemos. Avellaneda un par de minutos antes se ha aproximado a mí y me ha dado un susto grande porque yo estaba como muy concentrada o inmersa en Saramago, 'Memorial de un convento'. En esa parte en que la historia se pone muy interesante porque Sietesoles descubre el motivo por el que la mujer que tenía poderes no abre los ojos al despertar sin antes llevarse a la boca un mendrugo de pan. Carnes degolladas y vísceras, compasión de Sietesoles y flaca languidez de los huesos de Avellaneda. ¿Has visto a mi padre? Sí, me parece que lo tienes allí, apoyado en aquel muro. Señalo el fondo de la plaza y observo como luego ella hace el payaso pero ya en el banco y para él, y también como los dos se ríen acosta de la gente. Bendita comunicación de amor filial que nunca acaba por serlo y destrozos, destrozos en el corazón y en el bajo vientre. Y un encuentro inesperado con mi doctor de cabecera, el doctor M pero en quien venía pensando. ¡Que callado te tenías lo de tu chico! -me dice. Y yo tajante: no es mi chico, le puntualizo, y no, no puedes dejarme eso ni el buzón siquiera. No recibimos a nadie en casa pero si te apetece te pasas por el parque alguna tarde que ahí es donde leo. Entonces una llamada perdida y los dos guardamos respectivamente nuestros teléfonos. Y luego... esa noche follo con G. y le arranco un orgasmo brutal mientras a quién siento en la cabeza y en el cuerpo es a ese otro que sabe callarse tan bien y para quién sólo existe el momento presente.
.
..
Quiero que me hipnotices. Quiero follar hipnotizada contigo. Es miércoles día 6 de septiembre y se me pasa por completo que a las tres y media había quedado en recoger a mi abuela, porque sigo teniendo orgasmos a lo largo del día y con cada uno parece que bebiera de las aguas del olvido. Me encuentro muy muy relajada. Tremendamente. Pero he perdido ese ritmo de estres trepidante que es donde yo lo recuerdo todo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres